Cani

Cani estaba en una cuneta con una espiga clavada en un ojo ocasionándole graves infecciones, cuando una voluntaria de Masquechuchos lo encontró y lo llevo al veterinario para curarle.

Lo llevé a casa de acogida mientras se recuperaba y se ganó mi corazón tan rápido que supe que se quedaría para siempre, y así fue!

El principio fue muy complicado porque Cani era muy miedoso pero a la vez muy dominante, sin embargo con el tiempo, paciencia y grandes dosis de amor se volvió mucho más cariñoso y tranquilo.

Ahora solo puedo decir que él esta feliz y Kiba y yo le aceptamos como uno más de la familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s