Fosca

Quisiera  presentaros a mi perrina Fosca ( en catalán significa “oscura”), adoptada el 4 de Noviembre de 2014.
El motivo de adoptar a Fosca fué buscar  una compañera de juegos para Kika, nuestra perrina mestiza de color marrón de 9 años, que se quedó solita al morir dos compañeros suyos pastores alemanes en un espacio de tiempo de 4 meses. Era muy triste ver como Kika salía por el prado a buscar a sus compañeros….y ellos no aparecían por ningún lado. Se limitaba a enroscarse y a dormir todo el día, no era una escena muy agradable, cuando siempre fué la que dirigía todas las trastadas.
Nosotros tomamos la decisión de buscarle una compañera por que no podíamos soportar verla tan decaída, y entonces contactamos con Masquechuchos. Podíamos haber esperado algún tiempo más…pero había que hacerlo. El día que coordinamos la visita, era uno de esos días que se caía el cielo a plomo, llovía a mares, al llegar al lugar, una voluntaria nos pidió que por favor acercáramos a una cachorra negra de cruce de labrador que habían abandonado en un veterinario, y así lo hicimos. Solo decir que no la dejamos ni 1 hora en el albergue, el justo tiempo de volver a casa a por la valla de separación del coche para llevárnosla enseguida, tras pasar por los trámites de adopción, claro está.
05aac205-454e-492c-9ab9-97a898853277
Pues bien, ya estaba en casa, pero no era la típica perrita cariñosa tímida y bien educada. Era una cachorra de 30 kg gordota y que nunca le habían impuesto regla alguna. Lo mordía todo, nos mordía a nosotros, incluso se enfrentaba, pero solo había que reeducarla. Alguien que nunca haya tenido perros pensaría que era un perro agresivo, nada más lejos de la realidad. Ahora es una perra cariñosa, fuerte, muy buena vigilante aunque sigue haciendo trastadas, a veces también la dejo que las haga, me hago el loco, pero si me oye que cambio el tono de voz, ella ya sabe que no se portó bien.
Tiene 1 año y medio, pesa 35 kg de músculo, preciosa y cabezona, pero atrás se quedaron las noches sin dormir por que no controlaba los sonidos de la noche en una zona rural donde hay animales de todo tipo. Se lo pasa bomba desaciendo el leñero, donde me ha visto colocar leña bien ordenada. A Kika, mi otra perrina, que ahora tiene 10 años, la tiene agobiada de tanto morderla para que juegue, hasta el hecho de tirar de la manta de dentro de su caseta para que salga a jugar con ella.
En fin, solo tengo palabras de cariño para Fosca, nos llegó en un momento muy triste y supo alegrarnos la existencia con su energía, todos descansamos cuando se queda dormida, je,je,je.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s