Nesky

Gracias por darme la oportunidad de hablar de mi “peludín”, desde luego es lo mejor que me ha pasado este año, algunas personas me dicen, “¡a este perro le ha tocado la lotería!” y yo digo que no, que la que es afortunada soy yo, porque no pude tener una decisión más acertada que adoptarlo. Parece cuando os cuento esto que estos últimos 6 meses que transcurrieron desde que estamos juntos han sido perfectos, que la adaptación fue sobre ruedas, y que va, tuvimos algún problemilla que otro, como que no era un perro de piso y no sabía controlar su pis y menos adaptarlo a mis horarios, que a los 15 días de estar en casa se le bajaron las defensas y tuvo una infección de orina que me dejaba gotitas de sangre por todas partes (ahí sí que casi me da algo), pero el veterinario me dijo que a algunos perros de tanto relax tras la vida en el albergue se les bajan las defensas y les pasa eso. También, cuando salíamos se asustaba tanto en la calle que se negaba a caminar y yo tenía que hacer uso de un montón de estrategias para hacerle caminar un poquito. Y es que olvidaba contaros que Nes está ciego, cuando le conocí aún veía sombras por su ojo izquierdo, pero ya desde hace unas semanas he notado que no hace uso de su ojo para nada y se guía exclusivamente por el olfato y el oído y también por su instinto.
Bueno todos esos problemas se fueron solucionando con el tiempo, a las 4 semanas de estar en casa ya se esperaba a ir a la calle para hacer sus necesidades, la infección se curó con antibióticos y su miedo se va curando poco a poco con cariño y paciencia y haciéndole sentir que no está solo, que puede confiar en mi.
Yo desde pequeña escuchaba decir en mi entorno que para que un perro fuese tuyo tenías que tenerlo desde cachorro y que cuando eran mayores eran incapaces de aprender cosas nuevas o de querer a nadie más. Pero que razonamientos tan ilógicos, los perros no son “cosas que sean de nadie”, y en cualquier momento de su vida están dispuestos a brindar su amistad y amor a quien se haga digno de ellos y en cuanto a que no pueden aprender cosas nuevas o adaptarse a cambios de costumbres es totalmente falso; Nes aprende cada día, claro, no puedo pretender que se aprenda las cosas en un solo día o en una hora, tampoco eso se les puede pedir a las personas; pero con constancia y paciencia, repitiendo acciones y costumbres va aprendiendo órdenes básicas e incluso el otro día me sorprendió cuando le pregunté por dónde tenía un juguete (sin esperar nada de él) y me “señaló” a su modo que debajo de la cama y metía una pata intentando sacar el juguete.


Nesky es un perro adulto, de unos seis años de edad y con un problema médico que requiere un control veterinario cada tres meses y una medicación por el resto de su vida, yo no soy una persona con buena capacidad económica soy una “mileurista” más, pero no me resulta una gran carga económica, al fin y al cabo me compensa más que ir un par de días al cine, una cena fuera de casa o comprarme cierta prenda de ropa, que al fin y al cabo esos son los “sacrificios” que los gastos veterinarios me causan, sólo es una cuestión de prioridades. Cuento esto para animar a aquellas personas que tengan reparos en adoptar perrinos con problemas de salud o que ya sean mayores.
Nesky en casa es un perro alegre, que me sorprende a menudo y me hacer reír con sus gestos u ocurrencias, lo que más le gusta del mundo es que le rasque la tripita y en cualquier momento me lo encuentro acostado detrás de mi,  “panza arriba”, esperando a que yo le haga caso. También asocia las palabras “a ser bueno” con el gesto de tumbarse panza arriba y piensa que la forma de ayudarme a ponerse el arnés es tirarse al suelo y…. otra vez panza arriba. Cuando llega del paseo del mediodía en el ascensor se suele ir relamiendo porque anticipa que cuando lleguemos a casa le daré un trozo de pan duro para morder, esa es otra de las cosas que le encantan. También tiene un primo “perruno” Oto y por la noche en el último paseo los sacamos a pasear juntos, los dos son muy tranquilos y se llevan muy bien, en cuanto suena el timbre de la puerta ya sabe que vienen Oto y mi hermana para el paseo y sale de su cama corriendo con una patita preparada en alto, porque esa patina la tiene que meter por un lado del arnés y ya no tiene espera para salir con su primo.
Cuando Nes llegó a mi vida también entró en la vida de mis amigos y familia, ya no está solo, los fines de semana tiene una casa de pueblo con una finca para recorrer y una casa grande en la que perderse y hacer travesuras, ahí es bastante independiente y aunque no ve, ya por costumbre se orienta perfectamente y se nos llega a olvidar que está cieguín, es un perro querido por todos y él acepta a todo mi entorno y después de un tiempo, es un “saquín de mimos” con todo el mundo.
Mi valoración de la adopción de Nesky es muy positiva y animo a todas las personas a que adopten, pero que tomen la decisión pensando en todos los pros y contras y en que van a incorporar a alguien nuevo a su vida y en que tendrán que darle su espacio y su tiempo, no es un juguete para entretenernos, es un ser vivo con sentimientos y esperanzas y no podemos devolverlo o deshacernos de él al primer contratiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s