Molly

Para nosotros adoptar a Molly (Nala) fue un pequeño reto, dado que ya teníamos un perrín antes que desde muy pequeñito estuvo siempre a nuestro lado. Y con Molly nos enfrentamos a una perrina joven, con solo 2 años, pero ya enfrentada a sus miedos o temores de soledad, separaciones o abandonos. Sin embargo, desde el primer día se acopló muy bien en casa, a ritmos y rutinas, a salidas y descansos, a esperas en casa y salidas de excursión.

Es tan gratificante que uno de los perrines que salen de la protectora te brinden su compañía, sus sonrisas, sus lametones, sus correrías…que para nosotros la adopción ha significado solo cosas positivas. Algún esfuerzo, también. Pero por ambas partes, seguro. Nuestro otro peludi está más contento, eso lo podemos asegurar. Juega mucho con ella, como hacía tiempo no lo veíamos jugar, y eso significa mucho desde su punto de vista.

La verdad que contar con Molly (Nala) en casa es toda una experiencia y, lo mejor, toda una alegría. Junto con Paolo, ya ha jugado en la nieve, corrido por prados cerca del río Duero, olido y reconocido la que es, y será, su casa. Ha vuelto a ser la cachorrona que por edad, con 2 años, todavía le toca ser pero aprende rápido a comportarse, a respetar, a ser una peludina muy educada. Ahora ya no podemos imaginar nuestra familia sin Paolo, antes, ni sin Molly (Nala), ahora.
Reconocemos, valoramos vuestro servicio para con estos seres maravillosos.
En su nombre, siempre, muchas gracias y mil besosss!!!!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s